miércoles, 27 de mayo de 2015

La crema facial de Agatha Christie


Que los años 20 y 30 son fuente de inspiración Pasarela BRMU/Carmen Ramil mediante, no es ningún secreto (lo dicen hasta en la televisión), así que no resulta nada misterioso que arranquemos este post con una noticia relacionada con la autora más famosa de los años 20 (y posteriores) de intrigas y misterios varios.

Algunos de los títulos de Agatha Christie (en sus versiones cinematográficas) forman parte de la selección de esta Pasarela. No podía ser de otra manera, parte del imaginario en torno a aquellos años, tiene un filón en la abundante obra de la escritora inglesa. Su misteriosa desaparición en 1926, ayudó a crear esa aureola que terminó de definir a un personaje único, cuya biografía resulta más interesante en algunos aspectos, que muchas de sus repetitivas tramas detectivescas.


Christie y Houellebecq: dos escritores
que han hecho de la desaparición un arte


Y en esa biografía se contabilizan, aparte de anécdotas tan exóticas como ser una de las primeras mujeres en practicar el surf: dos matrimonios, el segundo de ellos con el arqueólogo Max Mallowan. A raíz de este segundo matrimonio, Christie incrementó su interés por la arqueología; actividad en la que colaboraba con su marido durante los meses de otoño, en excavaciones de Siria e Irak.

Precisamente este agosto se reedita un libro biográfico de Christie, en el que relata muchos de sus viajes por estas tierras durante la década de los 30, cuyo patrimonio hoy día se encuentra bajo la amenaza del Estado Islámico.

En Come, tell me how you live (Vamos, cuéntame cómo vives) la escritora que tanto recurrió a lugares exóticos para ambientar algunas de sus tramas, expresa la fascinación que sintió al llegar a la mítica ciudad de Palmira; esa misma que mantiene al mundo en vilo estos días ante la amenaza que supone el que haya sido invadida por los fanáticos islamistas.

Agatha en una de las excavaciones en Siria

De momento, a tenor de un vídeo difundido por el propio Estado Islámico, parece que los restos de la antigua ciudad siguen en pie (la mayor parte del patrimonio fue trasladada por el gobierno sirio antes de la invasión), pero la amenaza sigue en pie.


Noticias que se superponen con la reciente revelación de la biblioteca personal de Osama Bin Laden. El gobierno estadounidense ha desvelado parte del material incautado en el escondite del famoso terrorista. Como era de esperar sus aficiones lectoras iban encaminadas principalmente a “libros profesionales”: desde las estrategias militares de los Estados Unidos, a textos sobre teorías conspirativas o económicas, pasando por dos de los títulos que Noam Chomsky dedicó a criticar con dureza la política exterior norteamericana en América Latina.

Una selección de títulos para una biblioteca que nada tiene que ver con las recomendaciones que nosotros proponíamos en su día para lo que sería una biblioteca terrorista en positivo. Una vez más, queda claro que leer no siempre es bueno.

No sabemos aún si el cómic dedicado a la vida de Agatha Christie incluirá sus periplos arqueológicos por Siria e Irak (y su divertida anécdota sobre lo buena que resultaba su crema facial a la hora de limpiar los hallazgos arqueológicos de su marido), pero en breve podremos comprobarlo, ya que se incluye entre las novedades que próximamente llegarán a nuestra Comicteca, junto con el también deseado cómic de El atentado.

De la visión idílica y aventurera de la dama del misterio sobre el mundo árabe de principios del siglo XX, a la descarnada realidad de esos mismos países un siglo después.

La adaptación al cómic de la celebrada novela de Yasmina Khadra en la que se relata la toma de conciencia política de un médico palestino que vive en Israel, es una de los títulos más prometedores de esta temporada. De la evasión que nos brinda Agatha Christie y su interesante vida, a la realidad más cruda del mundo árabe narrada del modo más apasionante. Dos buenas razones para incluirlos en la lista de lecturas para este verano.