viernes, 13 de septiembre de 2013

Leer no siempre es bueno

Ahmadineyad en una de las geniales campañas de la Sociedad Internacional
para los Derechos Humanos (ISHR)

Suena a auténtica herejía o blasfemia, el que en un blog de una biblioteca como este, se insinúe que la lectura pueda ser perjudicial. Pero todo tiene su explicación.

La dictadura coreana y su miedo a Internet
según ISHR
Ya hablábamos en Biblioteca corrupta de la curiosidad que nos despertaban las bibliotecas (si acaso existían) de los delincuentes de guante blanco que tanto proliferan; y aún más, las de algunos sátrapas y figuras históricas tan escalofriantes como Hitler (del que sí se sabe que contaba con una amplia biblioteca).

Y precisamente en Chile en estos días, el periodista Cristóbal Peña ha publicado "La secreta vida literaria de Augusto Pinochet", un libro que revela la identidad bibliófila del dictador, que llegó a acumular una gran biblioteca. 

Adaptación al cómic del clásico bélico chino
Pero según cuenta el autor, en este caso la pasión por la lectura y los libros de Pinochet era un secreto, pareciera casi que se avergonzara de ello, y quisiera mantenerlo lo más privado posible. Y la verdad es que no tenía porqué hacerlo, ya que su obra favorita era el clásico chino: El arte de la guerra de Sun Tzu, que ahuyentaba cualquier posible sombra que sobre su mano dura pudiera proyectar su afición por la lectura.

Es bastante obvio, que leer no te hace mejor persona, siempre dependerá de lo que leas. Si sólo lees aquello que confirma tus ideas, una y otra vez, tu mundo cada vez será más y más pequeño. Pero por encima de todo, dependerá de cómo tengas amueblada la cabeza. Según un estudio publicado en 2011 de la Asociación Psicológica Estadounidense: la ignorancia da la felicidad, pero ¿a qué precio?

Puestos a elegir a un déspota siempre elegiremos a Chaplin

La técnica del avestruz siempre ha sido un recurso fácil para sobrevivir, que no vivir. El leer te hace consciente de tu realidad, de tu mundo, de ti mismo: y eso en ocasiones puede ser doloroso. Te da motivos para seguir creciendo o para frustrarte, te abre los ojos, y puede que lo que veas fuera y dentro, ya no te parezca tan aceptable. 

Pero ante el dilema de leer o no leer, nosotros tenemos clara la elección, aún a riesgo de que alguien nos descubra que vivimos una mentira. Como proclaman los MGMT con su tema Your life is a lie (Tu vida es una mentira) con cuyo, inquietantemente, divertido vídeo: cerramos este post de tan herético título.