miércoles, 2 de octubre de 2013

Luchalibro

Familia unida por la lucha y el picante

Cuando se llevan años en esto de las bibliotecas, se puede caer en la falsa ilusión de que se ha visto todo, en lo que respecta a maneras para fomentar la lectura o la creación literaria. Pero la realidad, siempre termina sorprendiéndote de la manera más delirante

Nació en Perú, se contagió a Chile, y desde el 2012 también se ha implantado en Canarias. Se trata de la Luchalibro, cuyo eslogan canario suscribimos con entusiasmo: "tus palabras son más fuertes que tus puños".



Consiste en un enfrentamiento entre escritores enmascarados cual luchadores de lucha libre mexicana, que tienen cinco minutos para improvisar una historia, que mientras se escribe, es visionada por el público a través de una pantalla gigante. El punto de partida son tres palabras o elementos narrativos que proporciona la organización, el resto: su talento literario en vivo y en directo.

El premio para el ganador: que una editorial de prestigio le publique un libro. El castigo para el perdedor: perder su anonimato teniendo que arrancarse la máscara en público.




La idea es un gancho directo a la imaginación, el amor a la literatura y a la creatividad. Recuerda poderosamente a las peleas de gallos de los raperos, pasada por el psicotrópico tamiz de la lucha libre mexicana. En Canarias además de la confrontación en sí, también efectúan atentados literarios, que consisten en liberación de libros por la ciudad, de una manera que nos recuerda mucho a nuestro murciano Comando de Liberación Bibliotecaria, del que precisamente hablamos en Baile de máscaras.

Los bibliotecarios no nos ponemos máscaras, pero sabemos bien lo que es la lucha libro en su sentido más literal. Cada día luchamos por mantenerlos ordenados en las estanterías, por conseguir que los adopten temporalmente los usuarios, y no rehuimos las confrontaciones, como dejamos claro en Pressing catch.

¿Deberíamos adaptar la idea de alguna forma a nuestro centro? No sabemos si a los entusiastas participantes de los exitosos talleres de escritura creativa que, desde hace años, imparte la escritora Lola López Mondejar en nuestra biblioteca, les parecería un buen colofón a su aprendizaje. Desde luego público no iba a faltarles.



Esta Luchalibro entronca de alguna manera con el espíritu de nuestra BRMU Bizarra, y por eso tendremos que concluir este post con algo digno de tan insigne propuesta. Sin salir de Perú tendríamos donde elegir, con figuras como Wendy Sulca o la Tigresa del Oriente, pero como los luchadores enmascarados son originarios de México, nos quedamos con la electro-cumbia mexicana de Los Macuanos y su telenovela cutre Ritmo de amor: