jueves, 12 de julio de 2012

Instintos básicos bibliotecarios




Ayer recomendábamos el blog Bibliotecas 2029, y hoy partimos de una noticia que leemos en él:

El diario británico “The Daily Mail” ha realizado una encuesta entre casi 2.000 personas que permite descubrir lo que se oculta tras las inexistentes tapas de los lectores electrónicos de libros digitales. Según este estudio, un tercio de los usuarios de e-Readers los emplea para leer literatura erótica.


Como siempre las nuevas tecnologías prosperando a costa de los instintos más básicos. Ya sabemos lo que mueve al mundo, pero ¿qué mueve a las bibliotecas?
Literatura de obsolescencia
programada

Nuestro objetivo prioritario es atraer a la lectura, y para ello cada vez hay que tener menos remordimientos elitistas. Esta reflexión surge a raíz del best seller erótico del momento: 50 sombras de Grey. Trilogía con polémica bibliotecaria que nace como tantas obras hoy en día, con fecha de caducidad. Pelotazo editorial (ya que no literario, puesto que hasta la propia escritora ha declarado no ser una gran escritora) que sigue la estela de tanta literatura fabricada con obsolescencia programada incluida.


Nuestros Packs: ¿sospechosos de
dirigismo cultural bibliotecario?



Pero ¿quiénes somos nosotros para decir lo que se ha de leer? El dirigismo cultural es el mayor de los pecados, y hasta en los textos con que anunciamos nuestro servicio de Packs de préstamo, casi nos disculpamos por sugerir otras alternativas culturales.


El David ideal según las
autoridades chinas


Más he aquí, que los ebooks pueden ofrecer una gran ventaja para las bibliotecas. La fuerte demanda de aquellas obras que sabemos por experiencia, que tendrán un enorme tirón (sagas vampíricas, juegos hambrientos, o en un ejemplo extremo de hace unos años: la novela-plagio de Ana Rosa Quintana) y que inevitablemente pasarán de moda, podrá satisfacerse de manera más rentable gracias a los ebooks.

Ahorraremos espacio y dinero, para que lo que perdure en nuestras estanterías sea lo que realmente tiene futuro (siempre según instinto bibliotecario, claro está).

Una manera de sortear la sospecha de censura (literaria o moral) del caso 50 sombras de Grey en las bibliotecas norteamericanas, que en tiempos con riesgo de conservadurismo, nos podría llevar a parecernos a las autoridades culturales chinas: pixelándole los genitales al David de Miguel Ángel según cuenta esta alucinante noticia. Cuando para todos es obvio, que es mucho más perturbadora una sonrisa como la de la Gioconda, que los atributos al aire del bello David.


Mona Lisa censurada