jueves, 25 de abril de 2013

Desestabilizando el orden mundial

El desolado jubilado muestra los gnomos en Inglaterra, mientras la
 la reportera en Wichita, muestra las Pequeñas Bibliotecas quemadas

Los tambores de guerras lejanas cada vez resuenan más cerca, los conflictos olvidados que sustentan la aparente paz de los países desarrollados, van acumulando presión, aumentando ese calentamiento global que va más allá del cambio climático.

Por eso en este blog estamos alerta, y no olvidamos. Surgen como señales dispersas en crónicas de sucesos de medios locales, anecdóticos incidentes en los que nadie repara más allá de unos segundos; pero que nosotros sabemos interpretar, relacionar, para detectar amenazas en el aire que, más pronto que tarde, perturbarán nuestras vidas.

En Wichita, no es la primera vez que los noticieros locales recogen noticias de Pequeñas Bibliotecas Libres destrozadas, quemadas y arrasadas en cuidados jardines privados. Pam, una entrañable ama de casa relataba a los reporteros en su jardín, los destrozos que los supuestos vándalos habían inflingido en su querida Pequeña Biblioteca Libre, y según comentaba no había sido la primera vez. (Fuente: Fox Kansas)

Mientras tanto, a muchos kilómetros del hogar de Pam, en la apacible ciudad balneario inglesa de Cheltenham, el matrimonio de jubilados formado por Bernard y Bond Cath padecieron uno de sus más amargos despertares al encontrar a una docena de sus amados gnomos de jardín salvajemente mutilados, algunos decapitados, desmembrados e incluso hechos añicos, de manera que fue imposible cualquier intento de reanimación mediante pegamento de contacto. La macabra masacre se completó esparciendo los restos en un callejón, incluido un gnomo heredado de un familiar fallecido. (Fuente: Gloucestershire)

No hay que ser muy perspicaz, ni avezado para intuir que algo está sucediendo. Autonombrados reporteros en esta guerra entre Pequeñas Bibliotecas Libres y gnomos de jardín, no entendemos como Julian Assange no desvela algún que otro documento secreto que sin duda atesora, y que aporte luz a este subterráneo conflicto. ¿Qué lobbies pueden estar detrás de todo esto, tal vez el grupo Bilderberg?, ¿a qué espera Daniel Estulin para escribir un libro sobre el asunto?


Pequeñas bibliotecas libres: semillas de subversión


En Portland, mientras tanto, la proliferación de Pequeñas Bibliotecas Libres ya está provocando críticas acusándolas de neo-socialismo en ciernes; o en Whitefish Bay, las autoridades ya están restringiendo los permisos para instalarlas. En cambio, ¿a los gnomos quien les pone freno?

Para nosotros resulta meridianamente claro: los gnomos llevan décadas representando el orden burgués establecido en plácidas urbanizaciones a las afueras de las ciudades. En cambio, las Pequeñas Bibliotecas Libres, aunque nacidas en el mismo entorno que los gnomos, esconden en sus tripas la semilla de la subversión, del cuestionamiento del sistema, de pequeñas revoluciones que puede que algún día se hagan grandes.

Kathleen Turner, una ama de casa implacable
¿Quién dice que nuestro afable vecino no sea un peligroso librepensador, que aprovechando las pequeñas bibliotecas libres, decida intercalar entre los libros de jardinería, de cocina o los best seller de moda, por ejemplo: los Ensayos de Montaigne, La peste de Camus, El antiCristo de Nietzsche, la Teoría King Kong de Despentes, o el subversivo Steal this book (Roba este libro) de Abbie Hoffman?, ¿y que una idílica comunidad termine transformándose en una barriada antisistema?

Nunca se sabe dónde puede prender la mecha de una revolución. Por eso seguiremos avizor, pese a que algunos se empeñen en tomarnos las medidas para una camisa de fuerza. Mientras tanto nos deleitamos con este fragmento de Serial mom (Los asesinatos de mamá) de John Waters. El ama de casa interpretada por la añorada Kathleen Turner, es el mejor ejemplo imaginable de que nunca hay que dejarse llevar por las apariencias.