lunes, 18 de marzo de 2013

Peluquería de señoras




Erotismo y peluquería en todo
un clásico setentero
Ahora más que nunca, para que un negocio sobreviva hay que fidelizar clientes. Y no nos referimos a grandes empresas, el talento para el marketing surge a veces espontáneo sin necesidad de másteres ni carreras universitarias. Es el caso de una peluquería de señoras cuyo anonimato vamos a respetar al no contar con su permiso, situada en una pedanía cercana a Murcia.

La despierta peluquera ha sabido convertir la lectura en una aliada perfecta de su negocio, en lo que es una estrategia impecable: ofrece a sus clientas la trilogía de las 50 sombras para que puedan leérsela mientras esperan a que el tinte agarre, o se meten con los rulos bajo el secador.

Los manoseados libros están señalados con los correspondientes marca páginas de cada clienta; y de esta manera, la coquetería femenina se ve espoleada por la pulsión erótica de las dichosas sombras. Toda una demostración de sagacidad empresarial, que agrada a las mujeres y beneficia subsidiariamente a los maridos, que ya no tendrán tan en cuenta los gastos mensuales en peluquería.

The Underground Library: haz un suave barrido
para leer libros gratis
Sin alcanzar el grado de ingenio de la peluquera murciana, la Biblioteca Pública de Nueva York también ha ideado un hábil anzuelo para lograr clientes. Se trata de la Biblioteca del Metro de Nueva York, un servicio que permite la lectura de los primeros capítulos de libros electrónicos que se pueden descargar a través del móvil en los vagones; y que a continuación, te indica cuál es la biblioteca más cercana en la que puedes conseguir en préstamo el libro completo.


La Biblioteca del Metro en seis sencillos pasos: se descarga
el libro en el vagón, se lee, y se localiza en qué biblioteca
más cercana se puede sacar en préstamo.

Ideas brillantes en torno a la lectura. Una para hacer negocio en peluquerías, y la segunda para hacer “negocio” con las bibliotecas, pero igualmente ingeniosas. Tan ingeniosas como los brillantes sketchs de peluquería de la serie Ciudad K, que no pueden resultar más apropiados para este post. Fomento de la lectura entre cardados y permanentes.