lunes, 25 de marzo de 2013

Manzana envenenada

La maravillosa Blancanieves de Pablo Berger

Quizá haya sido Steve Jobs con su brillante marca Apple, el que más haya jugado a favor de convertir el consumismo en una auténtica nueva religión. Sus esfuerzos por sacar brillo a su manzana para deslumbrar a los adictos a la tecnología, jugando con su deseo por singularizarse del resto: se estudia en cualquier escuela de negocios que se precie. Pero tal cual como en Blancanieves, la manzana puede estar envenenada en algunos casos.

Y no nos referimos al lado oscuro de Apple que cada vez más se empeñan en denunciar algunos, nos referimos a una nueva censura referida a los cómics. Y de nuevo, es en torno a un cómic clásico proveniente de Francia.

Los negros cantores del Mississippi


Vapor de Max

Si hace meses recogíamos la absurda censura a Tintín, ahora es otro héroe del cómic galo, el vaquero Lucky Luke: el que ha sido excluido para ofrecerlo a través de los dispositivos de lectura de Apple. El motivo, la imagen que da de los negros que aparecen en su aventura Remontando el Mississippi. Se le acusa de dar una imagen caricaturesca en una obra, cuyo dibujo es claramente caricaturesco. En fin, sobran comentarios, mejor aprovechar para acercarnos a noticias en torno al cómic mucho más gozosas.

Como el hito que ha supuesto que un autor de cómic como Max, haya sido la estrella invitada en el pabellón de El País en la archifamosa feria de arte contemporáneo ARCO. Todo un acicate al imparable proceso de reconocimiento que desde hace tiempo viene otorgándosele al cómic.

Batwoman declarando su amor
Tal vez, estas censuras vienen a evidenciar la libertad creativa que siempre ha tenido el cómic, y que ahora está desvelándose para el gran público. Si hasta en el cómic más comercial, las cosas están cambiando. Y si no las recientes bodas gays entre superhéroes: dos miembros de los X-Men varones daban el sí quiero, y recientemente se ha sumado la mismísima Batwoman que ha pedido en matrimonio a su novia.

Oportunismo editorial que no quita para que sea un mensaje positivo y de normalidad; nada que ver con las caducas correcciones políticas retrospectivas a las que algunos someten a los inocuos Tintín y Lucky Luke.

Pero por cerrar, recreándonos en el lado positivo, volvemos a una colaboración fantástica. El video que Max hizo para el grupo Los Planetas y su tema Y además es imposible. Maravillosa canción para uno de esos amores que no entienden de censuras.