lunes, 3 de diciembre de 2012

Biblioteca talismán



Los que llegan hoy por primera vez a este blog, probablemente habrán picado alguno de los anzuelos que hemos lanzado en Facebook y Twitter. Confiamos que nadie se sienta estafado, salvo quienes crean a pie juntillas que por romper una cadena de correos o mensajes van a atraer las desgracias sobre su persona. En ese caso, que este blog actúe de correctivo aún a riesgo de ganarnos su desprecio.

En el resto de casos, decirles que están de enhorabuena, al compartir hoy este blog, están colaborando a propagar la investigación de la Sociedad Radiológica de los Estados Unidos según la cual: acudir a una biblioteca ayuda a preservar nuestro cerebro. Así como suena, junto con leer, escribir, jugar al ajedrez, el visitar bibliotecas ayuda a prevenir el deterioro mental al llegar a edades avanzadas.

Nosotros ya sabíamos que las bibliotecas benefician seriamente la salud, pero hasta ahora no teníamos coartada científica. El simple hecho de deambular por nuestras salas en busca del libro, la película o la música que nos atrape ya nos fortalece el corazón, porque seguro que algo nos emocionará, alegrará, o nos dará que pensar, y además nos permitirá socializar.

Ahora envalentonados, nos atrevemos a dar un paso más, y aseguramos que además las bibliotecas damos buena suerte. Lo que pasa es que no sabemos a qué ciencia acudir para que nos lo confirme. Pero a los hechos nos remitimos, ¿cuántos escritores, políticos, pensadores o empresarios exitosos prosperaron gracias a las bibliotecas? Sin ir más lejos John D. Rockefeller empezó trabajando en una biblioteca, Abraham Lincoln fue autodidacta y se formó gracias a las bibliotecas, y tantos otros que recogíamos hace meses aquí.


Detalle del polémico mural que Diego Rivera pintó para Rockefeller

Como bien dice el pie de la foto de otro triunfador, ese Obama casi imberbe con que encabezamos esta entrada: Donde todos los chicos guays pasan el rato. Por eso, queremos ser tu biblioteca talismán. Porque estamos convencidos de que una visita a la biblioteca puede ayudarte a enderezar un mal día, y atraer la buena suerte como le pasa a la poli de este vídeo. Después de todo, fortalecemos el cerebro: ¿y qué es la buena suerte, sino la actitud positiva de un cerebro fuerte?




Fuente: 20 minutos