viernes, 9 de marzo de 2012

Libre, libre, quiero ser…

Jamie Stewart sepultado entre peluches

Ya deberíamos ir creando una sección dedicada a la relación entre los músicos y las bibliotecas. Lo que empezó con una simple curiosidad en Sexo, drogas y tejuelos, va camino de convertirse en un apartado de este blog.

En esta ocasión es el cantante del grupo ultramoderno Xiu Xiu, que actúa como mecenas de un proyecto de lo más solidario: Prisoner’s Literature Project. La primera medida para la reinserción social debería pasar por la cultura; algunas de las películas más célebres de tema carcelario afrontaban esta necesidad (El hombre de Alcatraz , Cadena perpetua), pero en esta ocasión no se trata de ficciones: Jamie Stewart, el líder de la banda colabora en este proyecto que está creando bibliotecas en las cárceles estadounidenses, como una manera de ayudar a cambiar la vida de los presos, y abrirles nuevos horizontes.

Una labor encomiable, que en la Regional también estamos desempeñando colaborando en la creación de una biblioteca en la cárcel de Campos del Río; y en la que queremos que el cómic tenga un papel importante, al ser un medio en ocasiones más atractivo para personas con escaso hábito de lectura.

Se podría decir que la utilidad social de la biblioteca adquiere un significado absoluto en estas instituciones. Como cantaban Los Chichos en ese himno taleguero que fue el: “Libre, libre quiero ser, quiero ser, quiero ser libre…” mientras llega esa libertad y cayendo en el tópico más manido, los libros pueden aportar espacios de libertad hasta dentro de una celda.

Y yendo de música, bibliotecas y prisiones, no podíamos acabar sin algo de música. Tenemos dónde elegir: desde el clásico de Elvis, hasta el disparatadamente divertido número carcelario de Tacones lejanos. Pero vamos a optar por algo novedoso: Al Spx, una nueva cantante que pone el vello de punta, recreando el espíritu que animaba a los esclavos negros a sublimar su infortunio a través de la música: